“MI BRÚJULA ESTÁ BIEN DIRECCIONADA” milena fernández


Milena Fernández Roca nació en 1974 en la exuberante tierra de Riberalta, en el Beni. Realizó sus estudios en Cochabamba primero y en Santa Cruz después, y en 1994 incursionó en la televisión. Sus primeros pasos los dio haciendo coberturas de la farándula social y con el programa Tu carnaval logró imprimir su sello particular como conductora. Hoy dirige Brújula, un programa independiente que refleja las costumbres, tradiciones y riquezas turísticas de Bolivia.

Publicado por revista VAMOS

mayo 2008

Al entrar al departamento de Milena Fernández, la conductora del programa turístico Brújula, un sillón de colores vivos, una escenografía sencilla y una serie de luminarias colgadas del techo, se encienden al unísono para darnos la bienvenida mientras ella sonríe y dice: “Éste es mi set”.

Con la chispa de entusiasmo que le inyecta siempre a sus programas pero con un tono de voz más serio, Milena Fernández, esposa de Vicente Arze y madre de dos niños, Fernando (12) y Nikolás (2 meses), recibió a Guía Vamos en su casa para hablar sobre su pasión número uno: Brújula, el programa televisivo que nos muestra cada rincón de Bolivia en todo su esplendor.

¿Cómo nació Brújula?

Brújula nació por el sueño de hacer algo diferente. A lo mejor yo no soy la mejor presentadora de televisión, pero trato de hacer todo diferente y de no parecerme a nadie. Y es que la televisión no puede ser estática, tiene que ser ágil, dinámica, hay que innovar, porque sino es hacer más de lo mismo. Y como yo no quería hacer más de lo mismo, decidí hacer algo diferente con lo que, además, aporte a mi país. Entonces, si me gusta la televisión y en este país tenemos tantas riquezas que no han sido mostradas… y ahí nació Brújula.

Ahora estoy pasando por el mejor momento del programa, porque con seis años de existencia ya está consolidado, ya marqué rumbo, y marcar rumbo no es fácil, a veces también me pierdo. No siempre el norte es el camino indicado, pero mi brújula está bien direccionada: el programa llegó a ser lo que es hoy con pasos justos, porque yo creo que en esta vida si das pasos cortos te tropezás, si das pasos largos te desequilibrás, entonces lo que conviene es dar pasos justos. Y eso es lo que yo hice, ir de a poquito sin dejar de soñar, sin dejar de ser ambiciosa con mi proyecto y sin dejar de pelear hasta las lágrimas.

¿Qué porcentaje de tu tiempo está dedicado a viajar y qué implica eso?

Mmm… una vez a la semana, cuatro veces al mes… implica dejar mucho de mi vida para entregarle todo a Bolivia, porque yo soy una amante de mi país con todos sus defectos y virtudes: naturaleza, gente, cultura, todo me gusta, por eso disfruto de las comodidades y de las incomodidades de Bolivia.

Pero claro, además de ser profesional, una también es mujer, esposa y madre, por eso Nikolás va a ser el nuevo aderezo de Brújula en el próximo ciclo.

¿Va a viajar también?

¡Qué lo voy a dejar! Ya viajó, acabamos de llegar de la Chiquitanía.

La interrelación que logras con la gente de las comunidades que visitas es admirable ¿cómo lo haces? ¿Alguna vez tuviste dificultades?

Una vez escuché que una señora dijo sobre mí: “esta niña tiene un ángel que la acompaña, y va a ser siempre exitosa por eso”; pero yo creo que ese ángel no tiene alas ni tiene aureola, sino que tiene humildad. Si entrás con humildad a un lugar, siempre vas a salir bien de ahí.

¿Cómo lo logro? Comparto con ellos. Donde voy me identifico con la gente. En mis programas siempre me vas a ver vestida de tipoy o de chapaca, chacarera o chaqueña, porque a donde voy siempre llego informada, preparada para lo que me va a tocar. A veces, a la primera se genera cierto rechazo de la gente, pero después de que te sumergís en su mundo, en sus vidas, en las tradiciones y en la cultura de su comunidad, ya ven en vos a un ser humano y te tratan bien.

En tu programa se te ve probar todo tipo de comidas ¿cuál ha sido la más extraña que te ha tocado?

Llama cruda. Fue en Potosí, en el ritual que celebran por el Día del Espíritu, en agosto. Allá se acostumbra entregar una ofrenda al dios de la mina, al Tío, entonces en la bocamina los mineros sacrifican una llama, le cortan la cabeza y se la llevan al Tío; el cuerpo lo ponen en una parrilla bien grande, le dan dos vueltas, no llega a cocinarse, y al rato te sirven un buen trozo en tu plato. Y como ya estás ahí, hay que comerlo.

Y qué tal ¿rico?

No.

En otra ocasión, en Tarabuco, comí semillas medio cocidas porque quería que me presten el traje de tarabuqueño, el de los hombres que es más vistoso. Para ganármelos, me senté con ellos a charlar y me comí las semillas que me invitaron. Luego, ya te cuento las idas al baño.

Y así como me tocaron comidas raras, también me tocaron viajes en los que no tuve nada de comer; una vez pasé dos días sin probar bocado.

Debes tener muchas historias interesantes ¿qué es lo más difícil que te ha tocado vivir?

Ir preparada con un proyecto de lo que voy a hacer -porque nunca voy a la deriva, planifico mis viajes con anticipación y pensando en todos los detalles- y que la gente me falle. No ha sido la muerte, pero ha sido llegar a un lugar y de repente con un frío de 5 grados bajo cero tener que buscármelas sin conocer a nadie.

O, en el occidente, por ejemplo, tienen la creencia de que si vos estás filmándolos, les estás robando el alma… más de un tunazo he llevado… ¡me han corrido a tunazos en Tarabuco! Luego ya llega alguien que les explica en quechua o en aymara de qué se trata todo. En otra ocasión, para la Entrada del Gran Poder, le rompieron el lente a la cámara y nos quitaron el casette. Luego tuvimos que ir a la Policía para demandar a los dos policías que estaban en el lugar porque no hicieron nada cuando ya nos iban a linchar; por suerte una señora nos dijo que entremos a su casa.

Pero esas son experiencias… ese es mi trabajo y me gusta. De cada lugar me traje un recuerdo y en cada lugar dejé una parte de mi vida.

Contra viento y marea

Brújula es un programa independiente que en sus seis años de vida se emitió por cuatro canales de televisión a nivel local y nacional (actualmente se transmite por Sitel y PAT), y, aunque su protagonista siempre se muestra alegre y segura a través de la pantalla, se enfrenta a muchos sinsabores que hacen peligrar su permanencia al aire. “Resulta que si tu programa no es económicamente rentable para un canal, no servís. Pero Brújula no es un programa para hacer plata, es para apoyar, incentivar y valorar lo que Bolivia tiene”, protesta Milena Fernández, que junto a Carlos Alberto Ortiz, productor y camarógrafo, y Shirley Tapia, coordinadora, llevan adelante la producción de Brújula contra viento y marea.

Haciendo una evocación de programas como Jenecherú y Viajero, emisiones televisivas precursoras en el área del turismo, Milena lamenta la falta de apoyo de instituciones involucradas, y sobre todo del gobierno, a iniciativas que buscan el desarrollo turístico del país. “Va a llegar un momento en que lo único que nos va a quedar será el turismo, que genera muchas fuentes de trabajo. Pero parece que en este país, ni las autoridades ni las empresas se dan cuenta de eso”, indica decepcionada.

Capsulitas

  • Próximamente Brújula iniciará un nuevo ciclo, en él se verá a Milena recorrer Bolivia con su bebé Nikolás; él inició los viajes a sus 10 días de nacido, y hasta sus 40 días ya había llegado a diez destinos diferentes.
  • Milena no presta, alquila ni vende las grabaciones de su programa: “Si les llamó la atención un lugar y les interesa, vayan y conozcan ese lugar; mi trabajo es ése, que la gente ambicione conocerlo”, dice ella con firmeza.
  • El 8 de julio del año 2002 salió al aire el primer programa de Brújula.
  • En 6 años, Milena Fernández y su equipo han producido 288 programas.
Anuncios
de Paola Iporre Kalteis Publicado en General

5 comentarios el ““MI BRÚJULA ESTÁ BIEN DIRECCIONADA” milena fernández

  1. COPIAPO,9 DE MAYO DEL 2011

    Todo lo que esta hciendo MILENA FERNANDEZ,lo hace muy
    bien y eso me gusta mucho como argentino primero mi
    pais-luego mi pais-despues mi pais y si queda tiempo ha
    darle paso a lo de afuera–el patriotismo tremendo que
    tiene esa niña–sinceramente se lo envidio.-lo mas grande
    que tiene unciudadano cualquiera es ser patriota y querer
    con alma y vida al pais que lo vio nacer-crecer-reproducir
    etc.etc.el programa que tiene LA BRUJULA–es lo mas
    grande que tiene TELEVISION BOLIVIANA–mostrar todo
    lo lindo que tiene BOLIVIA.-

  2. Es una pena que en una entrevista televisiva emita comentarios no favorables para el destino turistico de Oruro, el comentario emitido demuestra una falta de madurez en comentarios de analisis sobre destinos turisticos emergentes y rompe con las reglas de promocion y difusion turistica, atentando a la misma COMUNICACION.

    Rogaria que emita una disculpa publica con el pueblo orureño,pues; su comentario no es nada favorable.

    Madurez en direccionar un programa del nivel como lo es BRUJULA requiere un equilibrio comunicacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s